La obesidad infantil se puede reducir mejor mediante actividad física vigorosa que mediante restricción calórica

Article Catalan; Valencian OPEN
Ara Royo, Ignacio ; Vicente-Rodríguez, Germán ; Moreno, Luis ; Gutin, Bernard ; Casajús Mallén, José (2009)
  • Publisher: Apunts: Medicina de l'esport
  • Journal: Apunts: Medicina de l'esport

Hasta que los avances en genética permitan detectar y manipular los genes implicados en el alarmante aumento de la prevalencia de obesidad en niños y jóvenes, la única solución realista al problema de la obesidad infantil es la prevención. Hasta el momento, los intentos por reducir el alarmante incremento de obesidad infantil y juvenil siguen el modelo tradicional de reducción de la ingesta energética y aumento de los niveles de actividad física. No obstante, dicho modelo puede no ser el método más adecuado para poner en práctica con niños y niñas en período de crecimiento y desarrollo, dado que éstos requieren un balance energético positivo con el fin de obtener el aporte necesario de nutrientes para el adecuado crecimiento. La inactividad física es actualmente uno de los principales problemas de salud pública a escala mundial. En España, el 66% de los niños y niñas de hasta 15 años afirman no realizar o realizar de forma esporádica alguna actividad física a lo largo de la semana durante su tiempo libre. En niños y niñas con sobrepeso la actividad física vigorosa (AFV) sin restricción calórica produce efectos positivos sobre la composición corporal, y se observa que a través de su práctica se consiguen cambios favorables en el porcentaje de grasa corporal y de grasa visceral, en la densidad ósea, en el fitness cardiovascular y en otros factores de riesgo cardiometabólicos, que a menudo se acompañan de aumentos, no de reducciones, en la ingesta energética. Por tanto, parece que las actuales recomendaciones de actividad física en niños y jóvenes (150-180 min/semana a moderada-alta intensidad) pueden ser efectivos para la mejora de la composición corporal y el fitness en niños y en jóvenes con sobrepeso. Para los que todavía no presentan sobrepeso pueden ser necesarias cantidades incluso mayores (alrededor de 300 min/semana) para prevenir el exceso de acumulación de grasa. Los resultados de los trabajos incluidos en esta revisión muestran que añadir 2-3 h a la semana de práctica deportiva extraescolar durante el crecimiento permite atenuar la acumulación de masa grasa, incrementa las ganancias de masa muscular y de masa ósea, al mismo tiempo que mejora la condición física de los niños y de los jóvenes. La batalla contra la obesidad infantil debería centrarse en modificar los estilos de vida de los niños y jóvenes, no sólo desde el punto de vista nutricional, sino preferiblemente mediante el aumento en los niveles de AFV y la reducción del número de horas dedicadas a la realización de actividades sedentarias.
Share - Bookmark